lunes, septiembre 25, 2006

Al César lo que es del César...


La frase es muy antigua y la traigo a colación de una nota que hoy leí acerca de la postura que adoptó la Iglesia frente al intento de reforma de la Constitución provincial en Misiones para introducir la reelección indefinida para el cargo de Gobernador, tanto el Obispo de Iguazú, Monseñor Piña, como el de Posadas, Monseñor Martínez, lanzaron sendas críticas contra el proyecto del Gobernador Rovira, a tal punto que Monseñor Piña encabezará la lista opositora al Gobernador para Convencionales Constituyentes, entre otras cosas dijeron: "que sería el final de la democracia" pero personalmente y como contrapunto de las dos caras que frente a un mismo problema adopta la iglesia, prefiero quedarme con esta: "Si defender la verdad, la libertad, el derecho, la dignidad de las personas, es política, ojalá todos hiciéramos política" y es esta frase, en boca de quienes la pronuncian, la que no puede dejar de llamarme la atención, como ciudadano, como alguien a quien le interesa la política y principalmente como católico.
Quien aparece en la foto que encabeza el presente post es Guillermo García Caliendo, por ese entonces el Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, (fue el primer laico en ocupar tan alto cargo), en la movilización que se realizó el 31 de mayo del 2000 frente a una plaza de Mayo colmada y en repudio a las políticas del FMI y el Banco Mundial, en ocasión de la visita al país de una misión del FMI que en ese preciso instante estaba reunida con el Presidente De La Rua en Casa de Gobierno. Basta recordar aquellos días del 2000 donde cerca de 60 chicos morían por día a causa del hambre y la desnutrición, el desempleo que batía todos los records, la pobreza en sus niveles mas altos, la indigencia alarmante, la recesión economica mas profunda de la que se tenga memoria y un gobierno sordo frente a la multiplicidad de reclamos. Frente a esta realidad Garcia Caliendo asistió, con el aval del entonces Presidente de la Pastoral Social, Cardenal Primatesta, a dicha movilización y se limitó a pronunciar el mismo discurso, textual, que había pronunciado el entonces Papa Juan Pablo II con motivo de la inmoralidad que representaba la deuda externa que sumía a los países en el hambre y la miseria.
La reacción de cierta parte de la cúpula elcesiástica fue tajante, repudió su participación, se lo desautorizó e incluso algunos, encabezados por Monseñor Casaretto, buscaron su destitución bajo el argumento que representaba una "intromisión en cuestiones político partidarias". La respuesta de García Caliendo no se hizo esperar y con la dignidad que le faltó a los Obispos que se callaron frente a las políticas de hambre, presentó su renuncia y en los considerandos sostuvo, entre otras cosas: "el terrible doble discurso de una Iglesia que hoy me castiga por decir lo que me enseñaron (...) y que parece más aferrada a las oportunidades y conveniencias que a la verdad misma".
Frente a esta contraposición de dos hechos similares en los que hay sendos valores en juego, por un lado el hambre, la pobreza y la entrega del país y por el otro el respeto por la Constitución, cabe entonces preguntarse ¿Hay un cambio en la postura de la Iglesia?, siendo que hoy son los mismos Obispos que en aquel entonces buscaron destituir a García Caliendo, bajo el "beneficio de la duda" prefiero, como católico, pensar que hay una madurez en el pensamiento y un cambio en las posturas, que espero ver repetidas en lo sucesivo, a pensar que la cuestión de fondo es partidaria e ideológica, puesto que en este caso sería GRAVÍSIMO y absolutamente repudiable.

10 Comments:

Anonymous Maria Esperanza said...

Gonzalo: muy bueno. Pensé que ibas a postear sobre la(ya comprobada)de la cúpula de la Iglesia durante la dictadura. El que hayas rescatado esto de un momento mucho más cercano en el tiempo le da mucho interés.

25 septiembre, 2006 23:13  
Blogger G.F. said...

Si y además creo que lo importante es poder ver claramente el doble discurso frente a dos problemas similares y con los mismos obispos que había en aquel entonces. Sls. Gonzalo.-

25 septiembre, 2006 23:18  
Blogger Diego Viñas said...

La Iglesía como institución tiene el mismo problema que la Institución militar: condena al ostracismo a sus mejores discipulos (que son aquellos que llevan a cabo la acción que supuestamente debe llevar a cabo la institución). Es algo paradójico hasta que punto el discurso se fractura cuando debe volverse acción. Es esa antropofagia de los altos mandos para con sus subordinados la que ha generado la actitud de descreimiento de la gran mayoría de la población hacia esas instituciones. Saludos

26 septiembre, 2006 00:13  
Blogger G.F. said...

Lo cierto es que la Iglesia debería estar allí donde haya una injusticia, el problema puede ser cuando esa presencia se tranforma en carta de negociación, personalmente pienso que debería estar acompañando y denunciando eso, ellos piensan que no, o al menos con García Caliendo pensaban que no, se ve que ahora piensan que sí. Coincido que estas ambigüedades terminan por contribuir al descreimiento de las instituciones.
También es cierto que la actitud de G. Caliendo fue absolutamente acertada y es la que espero que siempre tenga la Iglesia, no era poco lo que se jugaba en esos días, la situación era lamentable y desastroza, pero optaron por echarlo. Sls. Gonzalo.-

26 septiembre, 2006 09:12  
Blogger Hard Core said...

Gonzalo, hablamos de la Iglesia Argentina. Tengo por definitivo por las actitudes de su conduccion nacional que las indicaciones de Ratzinguer a Bergoglio fueron menos politica y mas oracion. Y que la respuesta es mas compromiso politico y menos oracion. Cada dia se entiende menos en mi Patria que es una cura?. Creo que si siguen asi, lo van a lograr.

26 septiembre, 2006 09:36  
Blogger G.F. said...

Si, es como que hay dos posturas, por un lado la de hacer política bajo la "impunidad" de la sotana y por el otro la de hacerse terriblemente los desentendidos rezando para que el mundo cambie sin provocar ni colaborar en nada para que eso suceda. Creo personalmente, que deberían tratar de combinar ambas posturas, conciliarlas para poder ser una institución completamente insertada en la sociedad que los rodea pero desde el lugar de ser "uno mas" y no "la voz" cantante en todos los temas que si no se hace lo que ellos quieren pegan portazos. Lo interesante del contrapunto de la nota es el doble discurso, también, de los que hoy se la dan de obispos "progres" cuando en realidad da la sensación que se disfrazan de "progres" para esconder que en el fondo son gorilas o antipopulares. Lo cierto es que si uno analiza el rol de Caritas durante la gestión de Casaretto al frente de la misma, desde lo personal nuevemente, deja muchísimo que pensar, en primer lugar por que acaparó toda la ayuda habida y por haber, dejando a los otros organismos de la pastoral que se dedican a la ayuda, practicamente sin recursos, (mas por menos, pastoral de juventud, pastoral penitenciaria, etc), en segundo termino por la miopía de depender en un alto grado de los subsidios que el "menemismo" le otorgaba sin preveér que algun dia se iba a cortar y en tercer lugar por que la orientaron mas como "farmacia" para tratar de curar a los heridos que dejaba el modelo y no como herramienta de cambio, lo que evidencia, desde mi perspectiva, el doble discurso de Monseños Casaretto que patalea contra los planes trabajar y el "asistencialismo" mientras que su gestión en Caritas fue lo mas asistencialista que se haya visto. Podría mencionar que Caritas en Latinoamérica tiene un rol trascendente y no de "ambulancia" como en Argentina, sin desmerecer tampoco la obra que realiza que mas allá de no coincidir con su enfoque no se la puede obviar, pero personalmente cuando estuve en el V Foro Social Mundial de Porto Alegre, uno de los stands mas grandes era el de Caritas de Latinoamérica y la labor que tienen es impresionante, planes, microemprendimientos, etc y la unica filial de Caritas que no estaba cual era?. Si, la de Argentina presidida por Mons. Casaretto... ¿Y eso que el foro social es progre no?

26 septiembre, 2006 12:45  
Blogger Hard Core said...

Si Gonza, justo pensaba en Casaretto para llevarle el estandarte a K y no Piña. Otro seria el escenario, Pero fantaciencia, no?.

27 septiembre, 2006 14:48  
Blogger ARTEMIO LÓPEZ said...

gonzalo vos tenés realmente esa duda que planteas en el post?
andaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
salu2
la iglesia, la iglesia, el toti iglesias decís o pepe iglesias el zorro, novale remember?

27 septiembre, 2006 14:51  
Blogger G.F. said...

Hard, Casaretto hoy tiene muy buena llegada a Casa de Gobierno, es mas, este año estuve en un lanzamiento que se hizo en la rosada donde se premieban los 100 mejores microemprendimientos a nivel nacional, uno de los premiados era un microemprendimiento del obispado de San Isidro (la diócesis de Casaretto), no creo que en esto no haya un visto bueno del episcopado en general, sospecho que desde atrás muchos alientan a Piña y Martinez, ellos sencillamente son punta de lanza, supongo que ahora será Misiones el laboratorio donde se miden fuerzas políticas, primero la interna Duhalde Kirchner mediante el apoyo a Puerta por parte del primero y a Rovira por parte de K. Sls. Gonzalo.-

27 septiembre, 2006 18:08  
Blogger G.F. said...

Artemio, obvio que no me cabe ninguna duda y tengo una postura tomada, se puede ser de todo en la Iglesia menos peronista, eso no se perdona, igual planteo el beneficio de la duda. Sls. Gonzalo.-

27 septiembre, 2006 18:09  

Publicar un comentario

<< Home