jueves, febrero 22, 2007

F.O.R.J.A. II


Durante su actividad, FORJA, organizó cientos de conferencias, muchas de ellas callejeras, muñidos de un simple cajón de verduras como palco improvisado. Miles de volantes, afiches y sus famosos “cuadernillos”, constituyeron el material seleccionado para la difusión, la gran prensa los ignoró sistemáticamente pero, a pesar de ello, lograron llegar a un pueblo ávido de ideas renovadoras. No llegaron a obtener logros electorales, mas si múltiples victorias que lograron destruir “falsas certezas”. FORJA se disuelve en el 15 de Diciembre de 1945, dos meses después de aquella epopeya en que el movimiento nacional alumbró una nueva fase en su constitución.
Arturo Jauretche, uno de los principales mentores de FORJA, en una famosa carta al Dr. Benjamín Abalos, fechada el 9 de julio de 1942 denunciaba que “cuando un radical empieza a sentirse mas radical que argentino ha dejado de ser radical”, además sostuvo que “el radicalismo ha perdido la bandera de la neutralidad Yrigoyeniana que le arrebata Castillo, por haber mezclado la defensa de nuestra democracia con la defensa de otras democracias que son tan enemigas nuestras como los mismos totalitarios, hasta el punto de que el Gral. Justo, los comunistas, los socialistas y los conservadores de Acción Argentina, dicen las mismas palabras que el radicalismo, desde que éste ha perdido su idioma propio. Se ha confundido la defensa de la soberanía del pueblo con la defensa de las instituciones en que se ampara el régimen para mantener esta normalidad institucional que ahora llaman democracia…” “Hoy no hay, por ejemplo, libertad de prensa, sino libertad de empresa, y no me refiero a las limitaciones que nos impone el actual estado de sitio, cuanto mas grande es un periódico, mas depende de los grupos financieros y los mismos partidos tienen que ir de claudicación en claudicación, puesto que son estos grandes grupos los que proporcionan los recursos que los obligan y quien no los acepta se coloca en inferioridad de condiciones. Aún en el seno mismo de los partidos, depende del periodismo, manejado por la finanza, el prestigio personal, de manera que el nombre y la personalidad no lo hace ni la conducta ni la capacidad, sino el elogio de tal prensa, pues aquel que pretenda tener conducta propia, esta condenado al silencio y la difamación”.
Ilustración: Gloria Mundi
SI A LA VIDA, NO A LAS PAPELERAS
NO SE OLVIDEN DE JORGE JULIO LOPEZ

27 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gonzalo
El ultimo párrafo de Don Arturo, un hallazgo.
A 65 años los “mecanismos del coloniaje” siguen funcionando a full.
Un abrazo perononista
manolo

23 febrero, 2007 10:49  
Blogger G.F. said...

Nunca cambian Manolo, se adaptan en el mejor de los casos, Don Arturo es, en terminos de Andrés Calamaro "honestidad brutal". Abrazo. Gonzalo.-

23 febrero, 2007 12:19  
Blogger Hard Core said...

Calamaro con Jauretche, toda una epoca!!!!. ajjajajaja

23 febrero, 2007 17:03  
Blogger G.F. said...

Todo tiene que ver con todo Hard, asi es, la biblia con el calefón!!! Sls.

23 febrero, 2007 17:16  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Como ya mezclamos a Don Arturo con un rockero, digamos que muchos pibes se enteraron de su existencia por el tema de Los Piojos...adónde hemos llegado querido Hard!!!

23 febrero, 2007 20:13  
Blogger G.F. said...

Todo suma Jorge, cada quien aporta su granito de arena desde donde puede, los piojos hicieron un aporte importante. Sls. Gonzalo.-

23 febrero, 2007 20:38  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Por supuesto Gonza, es una chicana a Hard que es de los que se quedaron en el '45...:P

Abrazo.

23 febrero, 2007 20:51  
Blogger G.F. said...

Hay que organiza el Congreso Nacional de Actualización Doctrinaria YA!!! jajaja

23 febrero, 2007 21:00  
Anonymous racionalidad a la política, la religión a la iglesia said...

Qué lindo lo de la libertad de empresa en vez de libertad de empresa... Me imagino que un tipo re democrático como Juaretche quería que los medios fuesen cooperativas en manos de los trabajadores, ¿no? Espero que no se le haya ocurrido que los medios tenían que pertenecer al Estado y obedecer al Partido.
Lo de las banderas del radicalismo, sin desperdicio. Así que ese engendro alguna vez tuvo banderas, mirá vos... ¿Serían las de la represión a los obreros onda semana trágica (en ésta creo que estuvo el Pochito, también, antes de que los pobres le dieran ternura), o patagonia? Radicalismo y peronismo, dos nombres de la calamidad.

24 febrero, 2007 16:52  
Anonymous racionalidad... said...

en el segundo renglón, donde dice "empresa" debe ir "prensa".

24 febrero, 2007 16:53  
Blogger manolo said...

Racionalidad
Te podría dar ejemplos políticos, pero me parece que te van a gustar los de mercado.
Warren Buffet se defendía de las críticas por no invertir en compañías punto com.,
alegando que si los directores de los medios no seguían los consejos sus especialistas, porque lo tenia que hacer él.
Agregaba, por experiencia propia, que a mayor publicidad mayor suavidad en el trato de los analistas financieros de los medios.
Ya se me vas a decir que los privados por principio no tienen entidad para atentar contra la libertad de prensa, pero si para influir en la libertada de información.
Te acordas cuando Macri padre le saco la publicidad a Tiempo Nuevo.
O lo que sucede en el país de la libertad, con las campañas para no poner publicidad en los medios que tienen programas controversiales.
Don Arturo sigue teniendo razón,
Un abrazo

24 febrero, 2007 18:57  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

24 febrero, 2007 19:06  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Racionalidad, lo de "la religión a la Iglesia" podrías habérselo dicho a los que pintaron en sus aviones "Cristo Vence" antes de masacrar a la gente indefensa el 16/6/55.
Saludos.

24 febrero, 2007 19:08  
Blogger G.F. said...

despues de todo: ¿Que es la racionalidad política? Quien dijo que la política es racional? o mejor aún, la pertenencia o el abrazar una doctrina o idea determinada? Abrazo. Gonzalo.-

24 febrero, 2007 21:40  
Anonymous la racionalidad... said...

Manolo, no respondés a mi comentario. Yo expresaba una intuición, para nada relacionada con ideología pro-mercado, a saber: que para Jauretche los medios seguramente deberían tener una organización y un funcionamiento más próximo a la aberración vivida durante los dos primeros gobiernos de Perón que a un régimen de autogestión y plural, por así decir.
Jorge, la verdad es que no estuve presente ese día pero perfectamente hago mía tu intervención, aunque en mi caso con sinceridad y no como mera chicana que, dicho sea de paso, tampoco responde al contenido de mi comentario (cómo les cuesta a los N&P bancarse -y responder de manera coherente- una crítica, che!). Lamentablemente el post de Gonzalo no aludía a lo que tramposamente me enrostrás en tu comentario; cuando hablemos de la libertadora fusiladora, sí, señalaremos la complicidad criminal de las jerarquías eclesiásticas y los militares.
Gonzalo: no sé si alguien dijo que la política es racional y tampoco importa demasiado; parece que para vos debatir es algo así como tirarse citas de autoridad por la cabeza ("si lo dijo Fulano..."). Está bien, seguramente ese enfoque es coherente con tu idea de que la racionalidad debe ser algo ajeno a la política, donde, como consecuencia lógica entonces, para vos sólo cuenta la fuerza (es decir, de convencer, nada, esto sería más como la fe, se tiene o no se tiene; si los que compartimos una fe determinada somos más o gritamos o pegamos más fuerte, ganamos... puaj!) Todo esto pertence, básicamente, al ideario fascista: desprecio por la razón, primacía de la fuerza y de la sangre (otro nombre de "lo nacional")... Por otra parte, una pena que gente como vos, que en realidad abriga buenas intenciones, le deje el patrimonio de la racionalidad y su defensa a la derecha libremercadista, que aunque cree en postulados falsos, suele ser muy racional a la hora de diseñar estrategias capaces de garantizarle su predominio.

26 febrero, 2007 09:28  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Racionalidad, le dejo a Gonzalo y Manolo que te respondan si quieren en el resto de tus dichos, lo único que te digo acá es que con Jauretche te equivocás de medio a medio. Cuando él era presidente del Banco Provincia durante el 1er. gobierno de Perón, autorizó un crédito para La Prensa de los Gainza Paz (diario opositor y gorila por antonomasia). Eso le trajo problemas y, por roces con Mercante y otros personajes, renunció y no volvió a ocupar otro cargo durante el gobierno peronista.

Saludos

26 febrero, 2007 10:29  
Blogger G.F. said...

Racionalidad, lo que cito es ni mas ni menos que lo que dice tu nick, solo eso y he ahi el planteo en forma de preguntas, no hago ninguna "cita de autoridad" son solo preguntas que hago mias.
Lo nacional poco tiene que ver con el fascismo, suponer eso me parece errado, pero es tu punto de vista y lo tendrás razones de peso para creer eso, no recuerdo sin embargo los camisas negras de perón ni el "pan o la guerra", etc.
Tampoco creo que el libremercadismo sea racional, de hecho siempre necesitaron de la fuerza para hacerse ver y oir, nunca pudieron acceder a nada por via democrática, quizás sea bueno reconocer que la historia "oficial" reparte buenos y malos roles según su ideología. Rosas no existió para la mayoría de los historiadores oficiales, Sarmiento fue solo el padre de la educación, Rivadavia no era un vendepatrias entregador, fue el primer presidente, a Moreno no lo boletearon, etc etc etc. En este reparto de roles protagónicos al peronismo le tocó ser el facismo de la argentina, como si tal cosa fuere posible en la idiosincracia nacional. Abrazo. Gonzalo.-

26 febrero, 2007 13:14  
Anonymous racional (o intentando serlo) said...

Gonzalo: la exaltación de "lo nacional" como atributo metafísico y "valor en sí" se emparenta con el fascismo. De hecho el auténtico conocimiento es universal; otra cosa es que cualquier intento de solución práctica de un problema social requiera considerar las variables específicas que intervienen en la sociedad concreta en la que se quiere actuar. Pero de allí no se desprende que pueda haber una "sociología nacional", o una "economía nacional" (como disciplina, digo) opuesta a o distinta de la "sociología nepalesa", por decir (los peronistas creyeron que sí se podía y bautizaron a la ex cátedra Houssay con el nombre de "fisiología peronista").
La consideración de la racionalidad como algo ajeno a la política y a la adhesión a doctrinas, también se acerca al fascismo, porque entonces la dimensión axiológica de la doctrina puede formularse sin atender a consideraciones científicas contra las que podrían chocar, exactamente como sucede en el fascismo. Por otra parte renunciás a la posibilidad de persuadir esgrimiendo argumentos, con lo que sólo te queda la imposición por la fuerza bruta.
Por otra parte, el fascismo es una posibilidad muy a mano y muy grande en la idiosincracia nacional, y si no lo creés preguntate por el éxito de Radio 10, por la victoria bonaerense de tu cumpa "meta bala" Ruckauf, por ejemplo, o por el éxito electoral del eléctrico Patti.

26 febrero, 2007 13:40  
Blogger G.F. said...

Y por que emparentarlo con el fascismo? Que queda entonces para experiencias como la de Rosas, Yrigoyen y tantas otras anteriores al Fascismo tal como lo conocemos hoy?
Ruckauf ganó gracias al 5% que aportó accion por la republica, sino la gobernación quedaba en manos de Meijide y Posse. Patti e incluso Rico, representan la idiosincracia, mayoritaria tal vez, de los distritos donde son fuertes. Abrazo. Gonzalo.-

26 febrero, 2007 14:40  
Anonymous la racionalidad... said...

¿Por qué? Bueno, por coincidir en la valoración positiva casi "a priori" que se da a lo nacional extendiéndole un estatuto metafísico, más allá de las contingencias históricas, que en realidad no posee. El fascismo funcionó de esta manera, así se llega a hablar de un "pensamiento nacional", como si el pensamiento no fuera en realidad universal. Las que pueden ser particulares son las soluciones para los problemas de cada sociedad, porque no en todas operan las mismas variables ni lo hacen necesariamente de la misma manera; sin embargo, el modo básico de encarar los problemas, de aproximarse a ellos (insisto: no las soluciones o propuestas específicas a las que se llegue), debería ser el mismo aquí, en Luxemburgo o en Malasia.
Y dislates como los de agregarle la palabra "peronista" al nombre "fisiología" de una cátedra universitaria, se parece peligrosamente a lo que afirmaban los nazis acerca de la existencia de una ciencia aria y otra judía, por ejemplo.
En cuanto a Yrigoyen y su régimen, éste tuvo en efecto características de un nacionalismo bonapartista, es decir, similares a las de un fascismo pero mucho más atenuadas (de hecho Gálvez, por ejemplo, admirador de Yrigoyen y de Mussolini, se ocupó de resaltar las semejanzas concretas y también las más "espirituales" que subyacían a ambos sitemas).

26 febrero, 2007 17:50  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Racional, ahora releyendo tu segundo comentario con más tiempo amplío mi respuesta: mi comentario aludiendo a los genocidas del '55 no tenía intención de chicana ni tampoco tramposa como vos decís. Simplemente me parece históricamente equivocado achacarle falta de racionalidad o uso político de la religión exclusivamente al peronismo. Y creer que las personas deban guiar sus decisiones políticas solamente por factores racionales me parece absolutamente utópico. Te sugiero que te des una vuelta por los últimos posts en El Criador de Gorilas o en Mide/No Mide para leer algunas opiniones al respecto.

En cuanto a las banderas del radicalismo yrigoyenista, te sugiero que te informes un poco a ver si te parecen poca cosa: neutralidad en la I Guerra Mundial, defensa de la soberanía de los países débiles ante las grandes potencias, reforma universitaria, autonomía en el manejo de nuestros recursos naturales (creación de YPF), ampliación de los derechos cívicos e integración social y política de los inmigrantes y sus descendientes, etc., etc. La Semana Trágica y los fusilamientos de la Patagonia son hechos históricos innegables y lamentables, que a mi entender no invalidan lo positivo del legado yrigoyenista. FORJA no negó esos hechos ni tampoco los elogió.

Tu identificación del "pensamiento nacional" con el ideario fascista demuestra que harías bien en informarte un poco más. En el libro FORJA y la Década Infame aparece una carta de Jauretche a Jordán Bruno Genta, ideólogo nacionalista de ultraderecha, marcándole claramente cuán lejos está su pensamiento de la mentalidad fascista de Genta y sus adláteres. "Para Ustedes la Patria dejó de existir en Caseros, para nosotros todavía está por hacerse".

Para no hacerla más larga, la dicotomía que planteás entre "pensamiento nacional" vs. "pensamiento universal" es totalmente falsa. El auténtico pensamiento nacional es el que busca en el ideario universal o autóctono las mejores soluciones para los problemas del país. Qué casualidad que cuando se aplicaron "sin anestesia" recetas de supuesta validez universal, porque "se cayó el Muro de Berlín" o porque no había que "quedarse en el '45" el país terminó cayendo en el último de los abismos.

Saludos.

26 febrero, 2007 23:32  
Anonymous la racionalidad... said...

Yo no digo que el peronismo haya hecho un uso político de la religión: digo que en las adhesiones que recoge suele haber mucho más de "mística", por así decir, y de sentimentalismo, que de reflexión esclarecida y honesta.
La reforma universitaria del 18 no es algo a computar al gobierno de Yrigoyen ni formaba parte de sis planes; socialistas, comunistas e yrigoyenistas la impulsaron con una vehemencia que excedió a las representaciones instituidas que luego quiesieron arrogarse el mérito.
Yrigoyen no usó la ley de residencia creada por el gobierno anterior? ¿No intervino provincias cada vez que se le rebelaba algún caudillo local? ¿Han expresado los radicales alguna vez, de manera oficial, arrepentimiento por las salvajadas anti obreras que se cometieron durante los gobiernos radicales? ¿En qué cambió la relación con Gran Bretaña respecto de lo que venía siendo los años previos?
No abundaban los textos y las declaraciones en los que se decía que la UCR no era "un partido más" sino la unión civil y espiritual de todos los argentinos (esas cosas a veces salieron de la pluma de Jauretche)? Y si uno no quería ser radical, qué? La Liga Patriótica no estuvo cuando menos tolerada por el gobierno radical?
Si ahí no hay gérmenes de fascismo...
Por otra parte, coincido Jorge con tus últimas líneas, no se pueden aplicar recetas probadas en oros lados así, sin más, pero eso no habilita a hablar de un "pensamiento argentino", sino a un pensamiento, universal en sí, enfocado a resolver los problemas particulares de, pongamos, Argentina.

27 febrero, 2007 13:43  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Racionalidad, como decía el General, la única verdad es la realidad. Y la realidad es que en muchísimas adhesiones e identificaciones populares (no sólo en política y no sólo con el peronismo) suelen entrar en juego los sentimientos, las emociones, los prejuicios y todo lo que hace a la complejidad de las personas de carne y hueso. La "reflexión esclarecida y honesta" suele ser minoritaria y difícil de encontrar, sino no se explicaría el apoyo popular a Galtieri el 2 de abril así como tantos otros episodios de nuestra historia.

En cuanto a Yrigoyen: es verdad que no impulsó la reforma universitaria desde el gobierno pero una vez planteada la situación la apoyó, la encauzó y la institucionalizó, lo que no es poco mérito. Las intervenciones a las provincias hay que analizarlas sin perder de vista el contexto de la época: se trataba en su mayoría de feudos oligárquicos, resabios del "régimen falaz y descreído" como decía Don Hipólito, que le ponían todo tipo de obstáculos en el Congreso. El país estaba en una etapa de institucionalidad muy precaria. Hacía pocos años que el presidente conservador Figueroa Alcorta había mandado ¡a los bomberos! a cerrar el Congreso...

Es verdad lo de la falta de reconocimiento de los radicales de las masacres antiobreras de esa época. No olvidemos que dentro del radicalismo había muchos dirigentes provenientes de la oligarquía (los que luego serían los "galeritas", partidarios de Alvear) y había en esos sectores una enorme convulsión por el triunfo de la Revolución de Octubre. Sumado eso a la presencia de amplias masas obreras venidas de Europa, con ideales anarquistas y socialistas, ante un conflicto se dieron las condiciones para que las patotas de "niños bien", apoyadas por la policía, cometieran las salvajadas de la Semana Trágica, con el pretexto de luchar contra los "maximalistas, bolcheviques y judíos". Pero no creo que sea justo achacarle toda la responsabilidad a Yrigoyen.

Tampoco creo que haya que meter en la misma bolsa a los radicales yrigoyenistas con los antipersonalistas y alvearistas, cómplices del fraude y la corrupción de la Década Infame. Y si uno no quería ser radical...bueno, había muchísimos que no eran radicales, tal es así que salió una multitud bastante considerable a festejar el golpe del 6 de septiembre. Entre ellos, seguramente había mucha gente con simpatías por el fascismo.

Te aclaro que repudio absolutamente el fascismo, pero hoy día veo que se tiende a usar esa palabra para cualquier cosa, así como no comparto el buscar "gérmenes de fascismo" con lupa en cualquier lado. Los grandes movimientos populares argentinos, más allá de sectores minoritarios que los puedan haber integrado, a mi entender no tuvieron nada que ver con el fascismo. Sí tuvieron la apelación a lo emocional, a la identificación con un líder más que con una idea concreta y otros aspectos que te deben resultar chocantes, pero el contenido fue de transformación social. Fascismo es otra cosa.

En cuanto a lo último, perfecto, ponele otro nombre si querés y la palabra "nacional" te desagrada, "pensamiento universal aplicado a la realidad concreta de nuestro país".

Saludos.

27 febrero, 2007 17:46  
Anonymous la racionalidad... said...

¿Fascismo es otra cosa? ¿Vos creés que el fascismo italiano, por ejemplo, no tuvo aspectos "de transformación social"? La idea de una mesa de diálogo entre empresarios y sindicatos, mediado por el Estado, la inventó Mussolini; el modo de funcionamiento sindical que planteó Perón y copió la CGT está sacado directamente de la Carta del Lavoro... La idea de la "comunidad organizada" no es otra cosa que un refrito del viejo corporativismo caro al fascismo.
Sí me parece una locura usar esa categoría para referirise al gobierno actual, como hace Carrió. Pero en el caso del peronismo tradicional y en alguna medida del Yrigoyenismo, no es difícil encontrar formas bonapartistas que están a un pasito del fascismo.
Por supuesto que si los adoradores de íconos apolillados (entre ellos, un terrorista de Estado como Perón) que se enojan cuando uno les refresca la memoria pusieran más empeño en mirar adelante y quitarse el lastre que los ata a identidades obsoletas, uno no tendría necesidad de recordarles estas cuestiones.

27 febrero, 2007 20:41  
Blogger Jorge Y. de la G. said...

Racionalidad, con todo respeto, me parece que la estás pifiando como en su época el PC de Codovilla o el PS de Norteamérico Ghioldi, que se la pasaban perorando contra el "nazi-falanjo-fasci-peronismo". Para entender lo que significó el peronismo a nivel popular basta analizar lo que ocurrió después de su caída. La Resistencia Peronista que se organizó entonces no tuvo como objetivos restaurar ni el fascismo ni el corporativismo, sino simplemente recuperar los derechos sociales atropellados por los fusiladores y poder volver a elegir a su líder político. Podés encontrar todas las analogías que quieras entre la Carta del Lavoro mussoliniana y las leyes de organización sindical de Perón, pero eso no te va a servir para entender al peronismo. Hay una frase poco citada de Jauretche que dice: "Perón no inventó al peronismo, el peronismo lo inventó a Perón".

Por otro lado debo desmentir tu afirmación de que la idea de la mesa de diálogo entre trabajadores y empresarios la haya inventado Mussolini. En realidad ya figura en la encíclica Rerum Novarum emitida por León XIII en 1891, que fundamenta la Doctrina Social de la Iglesia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Rerum_Novarum

Y finalmente, la caracterización de ídolo apolillado que hacés de Perón (supongo que aunque no lo mencionás también te referís a Yrigoyen) corre por cuenta tuya. Lo que también se aplica a tu alusión a JDP como "terrorista de Estado", ya que la Justicia no se ha expedido al respecto, y ni siquiera existe consenso entre los juristas a nivel internacional sobre la consideración de los crímenes cometidos por bandas armadas promovidas o amparadas por funcionarios estatales, como terrorismo de Estado. Esto se lo escuché decir a la Dra. Carmen Argibay, de la que no se puede decir que sea una persona reaccionaria y que me merece el mayor de los respetos (supongo que a vos también).

Saludos.

28 febrero, 2007 00:54  
Anonymous Gloriamundi said...

De vez en cuando visito este blog y me encuentro con la sorpresa de que ilustran un post con un trabajo mío.
Lamentablemente lo hiciste copiando y pegando, en lugar de poner el link y la cita del lugar de donde lo tomaste, como corresponde.
Seguramente no lo hiciste de mala leche, ni siquiera tenías que pedirme permiso; pero citar la fuente es lo mínimo ¿no te parece?. Saludos.

13 marzo, 2007 13:03  
Blogger G.F. said...

Gloria, desde ya mis disculpas, generalmente tengo por costumbre, cuando utilizo algun tipo de imagen o trabajo, poner los links, desde ya van nuevamente mis disculpas y corrijo el error ahora mismo. Espero que puedas entender que en ningun momento hubo mala intención alguna, por el contrario, si sirve para difundir y dar una mano bienvenido sea. Esperando contar con tu comprensión... Gonzalo.-

13 marzo, 2007 14:24  

Publicar un comentario

<< Home